27 Los sinvergüenzas crean problemas;
sus palabras son un fuego destructor.