28 Un testigo corrupto ridiculiza la justicia;
la boca del perverso se traga de golpe la maldad.