22 No digas: «Me voy a vengar de este mal»;
espera a que el Señor
se ocupe del asunto.