30 El castigo físico limpia la maldad;
semejante disciplina purifica el corazón.