4 La verdadera humildad y el temor del Señor
conducen a riquezas, a honor y a una larga vida.