2 Es privilegio de Dios ocultar un asunto,
y privilegio del rey descubrirlo.