4 El enojo es cruel, y la ira es como una inundación,
pero los celos son aún más peligrosos.