18 Cuando la gente no acepta la dirección divina, se desenfrena.
Pero el que obedece la ley es alegre.