20 Hay más esperanza para un necio
que para la persona que habla sin pensar.