7 Así que ahora, hijos míos, escúchenme.
Nunca se aparten de lo que les voy a decir: