20 Hijo mío, obedece los mandatos de tu padre,
y no descuides la instrucción de tu madre.