21 Guarda siempre sus palabras en tu corazón;
átalas alrededor de tu cuello.