34 Pues, ¿quién puede conocer los pensamientos del Señor
?
¿Quién sabe lo suficiente para aconsejarlo?