11 Pues Dios no muestra favoritismo.