16 Pues su Espíritu se une a nuestro espíritu para confirmar que somos hijos de Dios.