20 —No me llamen Noemí —contestó ella—. Más bien llámenme Mara,
porque el Todopoderoso me ha hecho la vida muy amarga.