20 —¡Que el Señor
lo bendiga! —le dijo Noemí a su nuera—. Nos muestra su bondad no solo a nosotras sino también a tu marido que murió.
Ese hombre es uno de nuestros parientes más cercanos, uno de los redentores de nuestra familia.