4 Tengo el corazón angustiado, marchito como la hierba,
y perdí el apetito.