4 Los vientos son tus mensajeros,
las llamas de fuego, tus sirvientes.