5 ¿Quién puede compararse con el Señor
nuestro Dios,
quien está entronizado en las alturas?