2 Pues nos ama con amor inagotable;
la fidelidad del Señor
permanece para siempre.
¡Alabado sea el Señor
!