18 El Señor
me castigó severamente,
pero no me dejó morir.