3 Que los descendientes de Aarón, los sacerdotes, repitan:
«Su fiel amor perdura para siempre».