8 Es mejor refugiarse en el Señor
que confiar en la gente.