127 De verdad, amo tus mandatos
más que el oro, incluso que el oro más fino.