139 La indignación me agobia,
porque mis enemigos despreciaron tus palabras.