23 Hasta los príncipes se sientan y hablan contra mí,
pero yo meditaré en tus decretos.