8 Obedeceré tus decretos;
¡por favor, no te des por vencido conmigo!