80 Que sea intachable en guardar tus decretos;
entonces nunca seré avergonzado.