96 Aun la perfección tiene sus límites,
pero tus mandatos no tienen límite.