6 Las promesas del Señor
son puras
como la plata refinada en el horno,
purificada siete veces.