17 Qué preciosos son tus pensamientos acerca de mí,
oh Dios.
¡No se pueden enumerar!