16 Cuando abres tu mano,
sacias el hambre y la sed de todo ser viviente.