10 El Señor
reinará por siempre.
Él será tu Dios, oh Jerusalén,
por todas las generaciones.
¡Alabado sea el Señor
!