4 porque el Señor
se deleita en su pueblo;
él corona al humilde con victoria.