8 Sé que el Señor
siempre está conmigo;
no seré sacudido, porque él está aquí a mi lado.