17 Me rescató de mis enemigos poderosos,
de los que me odiaban y eran demasiado fuertes para mí.