3 Hablan sin sonidos ni palabras;
su voz jamás se oye.