9 La reverencia al Señor
es pura,
permanece para siempre.
Las leyes del Señor
son verdaderas,
cada una de ellas es imparcial.