8 La voz del Señor
hace temblar al lugar desolado;
el Señor
sacude el desierto de Cades.