1 Salmo 29
Salmo de David.
Honren al Señor
, oh seres celestiales;
honren al Señor
por su gloria y fortaleza.
2 Honren al Señor
por la gloria de su nombre;
adoren al Señor
en la magnificencia de su santidad.
3 La voz del Señor
resuena sobre la superficie del mar;
el Dios de gloria truena;
el Señor
truena sobre el poderoso mar.
4 La voz del Señor
es potente;
la voz del Señor
es majestuosa.
5 La voz del Señor
parte los enormes cedros;
el Señor
hace pedazos los cedros del Líbano.
6 Hace brincar como terneras a las montañas del Líbano;
hace saltar el monte Hermón
como a un buey joven y salvaje.
7 La voz del Señor
resuena
con relámpagos.
8 La voz del Señor
hace temblar al lugar desolado;
el Señor
sacude el desierto de Cades.
9 La voz del Señor
retuerce los fuertes robles
y desnuda los bosques.
En su templo todos gritan: «¡Gloria!».
10 El Señor
gobierna las aguas de la inundación;
el Señor
gobierna como rey para siempre.
11 El Señor
le da fuerza a su pueblo;
el Señor
lo bendice con paz.