5 Me acosté y dormí,
pero me desperté a salvo,
porque el Señor
me cuidaba.