8 La victoria proviene de ti, oh Señor
;
bendice a tu pueblo.
Interludio