2 Sí, ¡qué alegría para aquellos
a quienes el Señor
les borró la culpa
de su cuenta,
los que llevan una vida de total transparencia!