3 Mientras me negué a confesar mi pecado,
mi cuerpo se consumió,
y gemía todo el día.