22 Oh Señor
, tú sabes de todo esto;
no te quedes callado.
No me abandones ahora, oh Señor.