24 Aunque tropiecen, nunca caerán,
porque el Señor
los sostiene de la mano.