8 La redención no se consigue tan fácilmente,
pues nadie podrá jamás pagar lo suficiente