2 Desde el monte Sión, la perfección de la belleza,
Dios brilla con un resplandor glorioso.