6 Luego dejen que los cielos proclamen la justicia divina,
porque Dios mismo será el juez.
Interludio